viernes, 9 de abril de 2010

CÁLIDOS AYERES


En incontables noches cual frágil mariposa
fui batiendo mis alas entre fragante rosa,
libando el polen de miel de sus suaves labios
dejando en el ayer, temores y resabios.

Escribí mil poemas, prosas, dulces canciones
en las que la vida entera me daba pasiones,
quise alcanzar la luna entre sus tiernos brazos
y mi ser entero se moría por sus abrazos.

La calidez de las olas con su fragante espuma
se deslizaba entre mis pies, cual suave bruma,
pasando el tiempo, entre brisa, mar y la arena
sabiendo que con su amor, me sentía mujer plena.

Hoy en el frío invierno con el paso de las horas
voy pensando en el ayer, en aquéllas auroras,
cuando a la luz de la luna me invitabas al beso
y con dulce afán mi ser se llenaba de embeleso.

Amor... amor... ¡ En mi piel está presente tu calor !
En mis labios está latente el beso con su color
cual cereza rozagante, en espera de tu tierna boca
que al contacto de ese beso a mi corazón desboca.

¡ Ay el tiempo que transcurre ! Amor que culmina
sentires que se envuelven que a amar conmina
y cual enredadera, en tu corazón va creciendo
aquélla fantasía que con el año nuevo van muriendo.

Amores fingidos, amores verdaderos ¡ Qué importa !
¡ Si es tan fuerte el corazón que todo lo soporta !


Publicar un comentario

" LA DISTANCIA ES COMO EL VIENTO, PORQUE AGIGANTA LOS GRANDES AMORES "