lunes, 7 de mayo de 2012

EN LOS BRAZOS DE LA LUNA




A veces pernocto en los brazos de la luna
en mi mente deshojo ilusiones una a una,
pienso en lo maravilloso que es el amar
y en este corazón mío que de eso sabe dar.



Y transcurren los silencios de mi corazón
y domina lentamente mi mente y la razón,
sucumbe mi mirada en toda esa grandeza
mientras  estiro los brazos en dulce pereza.



¡ Cuánto sentimiento esconde el interior !
¡ Cuánto es el ansia de entregarte lo mejor !
Mi corazón parchado por tanto sufrimiento
se llena de fuerza al contacto suave del viento.



Y con añoranza contemplo el suave manto,
ese manto tisú a quien hoy  emito tierno canto,
cierro los ojos e imagino que de la luna colgada
está esta mujer que anhela sentirse enamorada.



Y ahí, bajo esas nubes de  algodón y terciopelo,
el mar cubierto de bruma  transparente como velo,
en su danza suave entre espuma y blanca arena
¡ Recobro la paz interior y de nuevo me siento plena !



¡ Doy gracias a mi Dios por tanta grandeza recibida !
¡ Por su inmensa ternura que me engrandece la vida !
Por tomarme en sus brazos cuando perdida camino
y su hermosa luz divina alumbra mi alma y mi sino.



¡ El amor maravilloso es el que se lleva en el alma
y llena los corazones de ilusiones y dulce calma !
¡ Es como dejarse llevar por la placidez de las olas
y entre espuma y mar  cantarle a las caracolas !



¡ Entre los brazos tiernos de la luna, pernoctando
Se nutre mi alma del amor de Dios y a él amando !
Publicar un comentario

" LA DISTANCIA ES COMO EL VIENTO, PORQUE AGIGANTA LOS GRANDES AMORES "