domingo, 22 de marzo de 2009

MAR, BRISA Y SOLEDAD



Aquí, frente al mar, sentada sobre la arena
miro la majestuosidad de la bella luna llena,
mi ser y corazón, envuelto en la melancolía
cuando entre besos, que me quería él decía.


Y se agitan en mi alma rescoldos de agonía
porque como a un Dios en mi alma le tenía,
era mi amor, tan grandioso y tan profundo
¡ No existía mujer más feliz en este mundo !


El rumor de las olas, mi llanto va acunando
me llega el recuerdo ¡ Cuánto le fuí amando !
Y hoy, que la soledad me abriga este sentir
anhelo con ansias este amor volver a vivir.


Se saturan mis ojos, de lo inmenso del mar
¡ Es tan triste saber, que no me supo amar !
Y se llenan mis ojos, de triste desconsuelo,
¡ Entre llanto y dolor elevo mi mirada al cielo !


Envuelta en la calidez que me da su recuerdo
para no volver a llorar los labios me muerdo,
las blancas olas se van deslizando en mi piel,
sonrío y pienso ¡ Dios, como le era yo tan fiel !


Hoy, no está conmigo, tiro al viento su amor
me lleno de la brisa ¡ Quiero olvidar el dolor !
Pero es tanto... tanto lo que le voy amando
¡ Que trozos de mí, por su amor voy dejando !


¡ Aquí, sentada frente al mar, llora mi alma,
porque con su adiós me hizo perder la calma !



Publicar un comentario

" LA DISTANCIA ES COMO EL VIENTO, PORQUE AGIGANTA LOS GRANDES AMORES "