viernes, 11 de noviembre de 2011

UNA CASITA JUNTO AL MAR




Esta tarde, caminando a la orilla del mar,
llegaron a mí los recuerdos, dulces y bellos
tatuando todo mi ser como suaves destellos
¡ De aquéllos momentos cuando te solía amar !


Recordaba con tristeza cuando me decías
que si llegaba a ti nuestro amor sería inmenso,
como el arrullo de las olas sería intenso
¡ Y que una casita junto al mar construirías !


¡ Qué hermoso hubiera sido junto a ti contemplar
el suave y dorado ocaso, perdida en tus brazos
y sentir la calidez de tus dulces abrazos,
¡ Una gama de emociones, un tierno soñar !


Se deslizan con premura entre mis pies las olas,
la calidez del sol y descalza por la arena
camino pensativa, mi alma de sueños llena
¡ Y el eco de tu voz perdido en las caracolas !


Las gaviotas volando, la brisa en suave calma
dejan en mi corazón vestigios de pasión,
sobre el mar la blanca espuma ¡ Dulce sensación !
Que llena de nostalgia y de amor toda mi alma.


Pensando en tántas cosas, así las horas paso,
contemplo el vaivén de las olas, la fresca brisa
cierro los ojos, recuerdo tu tierna sonrisa
¡ E imaginando el amor contigo en mi regazo !


¿ Imaginas qué bello sería el panorama
con la luz del ocaso anhelando tu llegada ?
Esperando tu regreso, así enamorada
¡ Una tarde hermosa y una mujer que aún te ama !


¡ Tú me dijiste que si a tu lado llegaba,
tu amor y una casita junto al mar me esperaba !

2 comentarios:

Osvaldo Rene Alberto dijo...

Lo que fue o no pudo ser, siempre es motivo de nostalgia y pueden ser caricias o rasguños a nuestro corazón.
Muy Lindo Edith.
Un abrazo amiga.

http://osvaldorene.blogspot.com

Solina dijo...

Querida Edith...tu corazón ha creado en esta joyita de versos un paraiso terrenal, bendito sea tu talento hermosa amiga, que Dios te bendiga siempre.
Abrazos desde Sweden.

Te dejo un ramito de amistad verdadera. Sonia.

" LA DISTANCIA ES COMO EL VIENTO, PORQUE AGIGANTA LOS GRANDES AMORES "