viernes, 27 de julio de 2007

JOSHUA



MI ÀNGEL
(A Joshuà)
Han pasado dos largos años de tu partida
y con ellos te llevaste parte de mi vida,
pues me acostumbraste tanto a junto a mi tenerte
la verdad nunca pensè el llegar a tì perderte.
Fuiste alegrìa constante, suavidad de luna
contigo no existìa nunca tristeza alguna,
junto al mar contemplàbamos ese dulce ocaso
¡ Y no sabes cuànto añoro hoy tu tierno abrazo !
Tu cuerpo perfecto, perdido en lo masculino,
àngel hermoso que una noche conmigo vino,
con ese suave amor protegiendo mis tristezas
pues en tu corazòn no existìan las pobrezas.
Dulce voz femenina que decìa ¡ Te quiero !
Hoy por volver a escucharte con tristeza muero,
cuando aquèlla tarde de tu triste despedida
dijiste dulcemente ¡ No te sientas perdida !
Que desde el mismo cielo, yo cuidarè tus pasos
con el sol, con la brisa sentiràs mis abrazos,
me abrazaste con ternura, me regalaste un beso
¡ Sabìas que del infinito ya estabas preso !
Si vieras mi dulce àngel, mi querido amigo
que aunque no estàs conmigo en estos versos digo
que los dulces momentos vividos a tu lado
¡Son lo màs hermoso que mi Dios me ha regalado!
Aunque viviste en un cuerpo bello equivocado
sufriendo mil rechazos que el mundo te haya dado,
yo te amaba mi amigo, con filial sentimiento
sin importarme el "què diràn" en ningùn momento.
Sè que eres mi àngel quien me cuida desde arriba
guìas mi corazòn, te dedico lo que escriba,
ya no estàs conmigo, ni te escucho sonreìr
y me duele saber tu inmensa ansia de vivir.
¡ Un hèroe que viviò los temores y el rechazo
y quien en respuesta le regalaba un abrazo !
( A Josè Francisco, mi dulce Joshuà )
Publicar un comentario

" LA DISTANCIA ES COMO EL VIENTO, PORQUE AGIGANTA LOS GRANDES AMORES "