martes, 13 de enero de 2009

PENDIENTES



¿ Acaso sabes cuánto te amé ?
Fuiste para mí más que un motivo,
más que una ilusión, mi vida misma.
Y dejaste que este amor se perdiera
y dejaste en nuestro amor estos....


PENDIENTES


Y no sé si aún vives pensando en mis besos
si recuerdas las noches llenas de embelesos,
si aquél dulce amor, el que a diario te daba
sigue latente en tu piel y tu alma arraigada.


Ahora me dices que el amor se va perdiendo
y que no te importa mi dolor ni sufrimiento,
pero mira amor, te pido antes de marcharte
¡ Te despidas de las cosas que en mí dejaste !


Díle a mi piel que olvide esas noches de locura
cuando te entregué mil besos, amor y ternura,
que no sentirán la suavidad de tu mano, alada
¡ Porque de tus caricias no volverá a tener nada !


Díle a mis labios que los incontables besos dados
se quedarán prendidos y se volverán anhelados,
que las caricias que en tu cuerpo de noche dejaba
serán sólo recuerdos, de ansias de tu piel amada.


A mis manos, díles que inquietas ya nunca volarán
por la tersura de tu piel ¡ Caricias que no volverán !
cuando llenos de amor nos entregábamos al amar
soñando que estábamos juntos a la orilla del mar.


A mis ojos tan sólo díles que no busquen tu silueta
cuando postrada en la ventana te esperaba coqueta
y mi triste corazón que se arranque este sentimiento
¡ Pues nunca más suspirará por este amor que siento !


Y cuando te hayas despedido de todos los pendientes
de mis labios, ojos, boca, piel, de mi cuerpo y corazón
puedes irte, al rincón más solitario que tengas en la vida
abrazando los recuerdos ¡ Y considérame para tí perdida !



¡ Buscarás un nuevo amor, te vestirás de sus besos y alegría
pero nunca olvidarás, este amor inmenso que te dí un día !


Publicar un comentario

" LA DISTANCIA ES COMO EL VIENTO, PORQUE AGIGANTA LOS GRANDES AMORES "