jueves, 5 de abril de 2007

AUSENCIA




Recorren lentamente mis ojos esa imágen
la que tanta veces su mano acarició,
el espejo me devuelve la tristeza dominante
ue su ausencia una noche me dejó.
Y quisiera reflejar en ésa, mi mirada
la luz de dicha que una vez se vió,
son vanos mis intentos, vivo aprisionada
en esos besos dulces del ayer que nos unió.
El alma se refleja a través de mi nostalgia,
quizás un día vuelva sus versos a gozar,
pero mientras ayúdame a encontrarlo
y díme qué hago para calmar mi soledad.
Ven, la noche invita a extasiarnos de amor.
Ven, dejemos la distancia y amémonos los dos,
olvidemos que existe un mundo que nos ata
y demosle cabida a una nueva ilusión.
Una lágrima solitaria por mi rostro se desliza,
y cae así, sin prisa, al recordar ese ayer
cuando perdidos en versos nos dábamos aliento
y todo el sentimiento que vivimos el y yo.
Así van pasando las noches y los días
y aquéllas fantasías que vivimos los dos,
quedaron sepultadas en el libro del olvido
y hoy en el espejo su reflejo se asomó.
Abrazando los recuerdos camino por la vida,
como barco a la deriva sobre el mar me miro,
no encuentro ese faro que iluminó mi camino
y por cosas del destino su barca se esfumó.
Espejo, díme como cambio el llanto por sonrisa,
devuélveme ese rostro inundado de amor,
dáme la ilusión de despertar una mañana
sabiendo que he soñado con perder ese gran amor.
¡Devuélveme las ansias de estrecharlo en mis brazos
y haz que la distancia nos acerque una vez más!
Publicar un comentario

" LA DISTANCIA ES COMO EL VIENTO, PORQUE AGIGANTA LOS GRANDES AMORES "