lunes, 15 de diciembre de 2008

ESTÁS EN MÍ




En las noches cálidas recostada en mi lecho
llega a mí tu rostro cálido, hermoso y pleno
suspiro, te evoco, el calor a mi rostro sube
¡ Quizás al recordar el momento que te tuve !


Como suave marejada, mar de inspiración,
como caricia tierna que se posa en el corazón,
como libélula inquieta sus níveas alas agitando
¡ Como dos seres que de amor se van ilusionando !


¿ Que te quiero ? ¡ Es tan cierto como ese mar
que se mezcla con la arena ¡ Y me siento plena !
Y mis manos corazones con amor van dibujando.
A través de la distancia ¡ Cuánto te voy amando !


Y quisiera ser gaviota, volar en pos de la felicidad,
sentirme acariciada por la brisa y asi en tí buscar
esas manos acariciantes que me hagan idealizar
la grandeza del sentir que encuentro en tu mirar.


Suave, impregnada de este sentir que me acaricia,
dinamita en mi corazón al contemplar tu sonrisa,
tatuajes que se quedan en mi ser al contemplarte
¡ Y todo ese caudal de amor que a ti quiero entregarte !


Aquí me tienes escribiendo versos a tu ternura,
envolviendo en cada uno de ellos tu cálido nombre,
sabiendo que las palabras a través de la distancia
llevan impresa el amor y tu bella y tierna fragancia.


¡ Recostada en mi lecho escribo versos a tu ausencia
y me lleno de amor y ternura al evocar tu presencia !




Publicar un comentario

" LA DISTANCIA ES COMO EL VIENTO, PORQUE AGIGANTA LOS GRANDES AMORES "