sábado, 9 de agosto de 2008

FUÉ MÍO




Fué mío... es cierto, le entregué mi vida entera,
aquéllas noches nuestras impregnadas de amor,
de dulces caricias sin conocer el dolor
¡ Viviendo en sus brazos una eterna primavera !
Fué mío, cuando callaba mis labios con besos,
construyó con sus versos para mí un nuevo mundo
¡ Y yo sentía que ese amor era fuerte y fecundo !
Qué triste saber que olvidó mis embelesos.
El fué un amor callado, dulce y apasionado,
le amé con ímpetu y con esa ansia desmedida
porque sin sus besos yo me sentía perdida
¡ Porque fué inmenso el amor que había dado !
Recordará en sus noches, mis besos y ternura,
pensará que vivió entre mis brazos dulce amor,
y añorará cada noche de mi piel ese calor
¡ Que le brindaba en esos instantes de locura !
El amor no conoce distancias ni frontera
y se puede vivir una intensa y dulce primavera,
él tuvo conmigo un gran amor no compartido
¡ Porque fué el único hombre que tuve en mi nido !
Quizás encuentre en su lecho a quien le ama
¡ Vivirá ese amor oculto en su madrugada !
Pero nunca en sus labios encontrará el sabor
ni en su piel la tibieza que le prodigaba mi amor.
Fue mío... es cierto ¡ Y cuanto le amé con ilusión!
En mis brazos encontró lo más dulce de mi ser,
en mis labios esos besos que sólo eran para él
¡ Que lástima que este amor hoy quiera perder !
¡ Y aunque no han sanado del todo mis heridas,
hoy con estos versos le doy la despedida !
Publicar un comentario

" LA DISTANCIA ES COMO EL VIENTO, PORQUE AGIGANTA LOS GRANDES AMORES "