lunes, 24 de agosto de 2009

OTOÑO (La vida pasa)




Y se me va la vida entre tristezas,
el otoño en que hoy me encuentro
me dice que mis noches serán frías
y que viviré eternamente de fantasías.

¡ Cuánto sufre el corazón la soledad !
Se marchita cual triste margarita
y como el vaivén del mar se mece
sola, callada y como nunca entristece.

Los amigos callan, el silencio domina
y como ave cautiva, sus alas rotas
detienen su vuelo y desvanecen
una a una sus ilusiones sentidas.

Incauta, en libertad pero llorando,
desnuda de sentimientos, así soñando
con el otoño a cuestas, con su locura
de hundirse en el mar... y no salir.

Que no me alcance nada, ni el dolor
ni la luz de sus ojos dominantes,
que me suelte de sus brazos y un adiós
y volar... ¡ Sí, volar hacia un mundo mejor !

Me desprendo de todo lo que obstruya
de mi piel, de mi alma... de mi vida
y desnuda... asi, solitaria y abatida,
me dejaré llevar hacia la otra vida.

¡ Cuánto sufre el corazón la soledad !
Que los años se tornan en ironías
y todas estas tristes ansias mías
tararean la mística leyenda del amor.

¡ Romeo y Julieta... murieron por amor !
Yo, como Julieta, muero en desamor
tomando el ácido vino que envenena,
de tus labios que ahora me condenan.

La vida pasa, los amores mueren,
Tú, con tu soledad, del amor en agonía
y yo... yo amor de ayer... ¡ Quimeras !
Déjame decirte en esta triste noche...

que te amé y me entregué sin importar
que la distancia obstruyera este amor,
sólo los instantes bellos que vivimos
me darán fuerza para callar el dolor.


¡ Fuí en tus manos cual gaviota enamorada
y hoy me siento sola, triste y apagada !


Publicar un comentario

" LA DISTANCIA ES COMO EL VIENTO, PORQUE AGIGANTA LOS GRANDES AMORES "