martes, 2 de marzo de 2010

SUPLICANTE, SOLO Y APAGADO




Emerges suplicante, solo y apagado,
triste amor negado, quieres renacer,
volver a florecer, pero has olvidado
que me has dejado, al amor vuelvo a nacer.


Sonriente tu alma dices, te quiero
y yo espero, cual águila al acecho
el sentir deshecho, pero con desición
de este corazón, de volver a amar.


Endeble, frágil, pides el perdón
tomas el cordón, lo estiras, lo halas
cual si fueran alas, hacia la otra vida
y la mirada perdida, pobre ilusión.


Dices, cuanto me amó, con frenesí,
te arrepientes así, te gusta el amor,
los celos, el clamor, pero claudicas
ese amor predicas, pero no te entregas.


Y yo... solamente me embriago de gozo
mi alma en reposo, mi corazón ya sanó
mi sentir ganó, porque tus mentiras
me partieron en tiras...el alma y corazón.


¡ Suplicante, solo y apagado hoy te miro
pero en mi corazón por ti ya no hay un suspiro !



Publicar un comentario

" LA DISTANCIA ES COMO EL VIENTO, PORQUE AGIGANTA LOS GRANDES AMORES "